… y Max Bill


bill_15variations_index

[…] El Cementerio de Venecia, era fundamentalmente una jugada de parchís. Porque en ese proyecto había una contradicción de fondo y es que, si la ciudad no crece, ¿por qué ha de crecer el cementerio? Dentro el cementerio es insano… Sí, de lejos, con la niebla, es bonito; pero dentro no. Desde hace muchos años continúan excavando y excavando para seguir enterrando. Yo les dije “Aquí hay que hacer una jugada de parchís”, y por eso jugamos con la figura de Max Bill, que siempre se cierra en sí misma. Y cuando hayas terminado se producirá la capilla, y luego, desde ahí, saltas ¿no?. Y saltas para no ir a ninguna parte. Es un proyecto bonito, por ese recuerdo que tienes de un lugar clásico, de imaginación de la muerte. Aunque también me fastidiaba que empezaran a considerarnos especialistas en cementerios, lo cual no me hace ninguna ilusión… pero ninguna. ¡Nada! Mejor cambiemos de tema […]

La cita o referencia bibliográfica pertenece:

Tuñón Álvarez, Emilio; Moreno Mansilla, Luis. Apuntes de una conversación informal [con Enric Miralles] 1 ed. Madrid: Editorial El Croquis, 2000. 312 p. Colección Monografías El Croquis núm. doble 100/101, 2000. Págs. 8-21

Imagen: Max Bill, 15 Variaciones sobre un tema (Quinze variations sur un même thème) 1935-1938

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s