Origen de Replanteo


PAR_10_redux

Origen de Replanteo (sobre las pérgolas de Enric Miralles y Carme Pinós en la Plaza Mayor de Parets del Vallès)

Autor: Jaume Prat Ortells

Pérgolas en la Plaza Mayor de Parets del Vallès es el título bajo el cual Enric Miralles y Carme Pinós publican su proyecto allá por 1983. En este título todas las palabras pesan e imponen con gravedad su significado.

Los arquitectos trabajan en la plaza mayor de un pueblo del cinturón industrial de Barcelona. Tangente al casco antiguo del pueblo transcurre la carretera N-152, de Barcelona a Puigcerdà y a la frontera francesa, con Vic, el corazón de la Cataluña interior, a mitad de camino.

En 1983 no se ha inaugurado la variante del pueblo, o ésta está recién inaugurada. La carretera sigue soportando un tráfico intenso.

Una plaza mayor es un punto de encuentro. El corazón de un ayuntamiento, entendido éste en el sentido orteguiano: un conjunto de personas que viven en común, a la escala en que esto es abarcable. Un centro, por tanto. No necesariamente un centro físico: un centro cívico, un lugar de reunión.

PAR_23_redux

Físicamente una plaza mayor es un espacio acotado de algún modo, definido, con identidad. Un espacio simultáneamente estar, de circulación, de celebración. Un espacio que suele tener unas pautas de funcionamiento claras, basadas en los flujos de peatones o de automóviles y en las islas, en las bolsas de espacio entre estos flujos, las cuales contienen los espacios de reunión propiamente dichos. Muchas veces las separaciones entre ellos no son físicas, sino que se negocian día a día, estación a estación, con el movimiento del público. A menudo las circulaciones se dan por el perímetro y las bolsas de espacio se dan en el centro de la plaza.

PAR_6_redux

La Plaza Mayor de Parets del Vallès presenta varias peculiaridades respecto de este patrón de funcionamiento.

PAR_2_redux

De entrada es un espacio artificial, literalmente: una plataforma construida sobre pilares de hormigón a una cota intermedia entre la del pueblo y la de la N-152. El desfase entre el casco viejo de Parets y la carretera es de aproximadamente una planta. Ésta se salva mediante un sistema de rampas convencionales que, aprovechando la cota intermedia de la plaza, entregan la ciudad con la carretera y los nuevos barrios al otro lado.

PAR_17_redux copia

Los flujos se producen al margen del espacio de la plaza, tangentes al edificio del ayuntamiento.

PAR_19_redux

La plaza es, así, una bolsa de espacio, un remanso completamente segregado de las circulaciones que deberían alimentarla. No se cruza: se va allí expresamente, sin otra excusa que la de encontrar un espacio de estar en esa extensión de hormigón.

PAR_7_redux

La plaza es una plataforma plana sin vegetación alguna: no puede crecer sin tierra debajo. Una escalinata corrida de aproximadamente metro y medio la entrega con la cota del pueblo y la del ayuntamiento a la que sirve. La iglesia queda adyacente a él, servida por una subplaza, esta a cota natural, por lo que está servida por una hilera de moreras crecidas.

PAR_13_redux

El perímetro de la plaza. A norte, la escalinata. El ayuntamiento y la iglesia, la subplaza. Todos los demás puntos cardinales están libres. A sureste queda en voladizo sobre la carretera, con unos jardines en la parte baja. A oeste-noroeste se entrega contra una calle en pendiente y unos árboles crecidos la limitan, importantes para definir la intervención de Enric Miralles y Carme Pinós.

planta general

En 1983 el ayuntamiento no tiene dimensión física suficiente para controlar toda la plaza. Una reforma posterior lo ha recrecido en altura con una cierta fortuna arquitectónica.

PAR_5_redux

La primera estrategia que Enric Miralles y Carme Pinós desarrollan para la plaza consiste, precisamente, en apostar por, en reforzar el perímetro. Cubrir las circulaciones. Reforzarlas, subrayarlas con construcción sin acotar caminos. Siempre planeando sobre la cabeza del peatón.

PAR_1_redux

También en prolongar, en construir, estas circulaciones hasta el corazón de la plaza, hasta donde, de otro modo, no hay razón para llegar.

PAR_18_redux copia

Sus armas para desarrollar el proyecto son estrictamente geométricas. Desde el conocimiento profundo tanto de la geometría como de la construcción, Miralles y Pinós desarrollarán una cubrimiento que, sencillamente, organizará la plaza construyendo su perímetro.

Esto se realizará en dos tiempos: por un lado se dispone un sistema de cubrimiento, unas pérgolas que darán sombra al perímetro de la plaza. Que enmarcan vistas. Por otro, el mobiliario urbano. O, como se ha visto a posteriori, el inmobiliario, como se debería denominar con más precisión. Y es así porque ahora, a 2011*, este mobiliario urbano, clavado en el suelo de la plaza, se ha ido desplazando, moviendo bajo las pérgolas a dictado de los usuarios, sin intervención de los arquitectos, hasta dejarlo completamente desfigurado, irreconocible, alterando el sentido último de la intervención.

PAR_25_redux

Cuando hable del mobiliario de la plaza me referiré, excepto si ello está indicado, al mobiliario que Miralles y Pinós disponen con toda precisión, el existente a la entrega del proyecto.

Los dos tiempos, el mobiliario sobre el pavimento y las pérgolas flotando (literalmente flotando) por encima de nuestras cabezas quedan conectados por la estructura de soporte de estas últimas, formada exclusivamente por tubos de sección circular de unos quince centímetros de diámetro,dispuestos verticalmente. Estos pilares no forman una trama regular, y, a la vista, semejan un caos que se va dispersando y aclarando conforme las pérgolas avanzan hacia el sur. Su disposición sólo tiene que ver con el sistema que organiza las pérgolas, y llegarán y organizarán el suelo sin más a partir de esto. Su parte superior quedará siempre entregada con el elemento que soporta sin ningún tipo de capitel intermedio. Su zócalo queda formado por una placa de reparto cuadrada embebida en el pavimento, a veces excéntrica respecto del pilar que soportan, siempre de la misma dimensión.

PAR_20_redux

Las pérgolas no cierran el horizonte. No contienen el espacio. Su canto es siempre la última madera que forma la superficie del umbráculo sin entregar contra nada. No existe el más mínimo indicio de cornisa. No existe ningún gesto que nos permita pensar que estas cubiertas pretendan formar un volumen, que pretendan contener el espacio. Éste, sencillamente, fluye. Porque esta es la principal característica de esta intervención: la fluidez, el movimiento.

PAR_22_redux

La mirada es inestable. El punto de vista único, fijado por el Renacimiento una convención arbitraria, ilusoria, instrumental, que ha servido para poder representar el espacio en tres dimensiones sobre un papel plano. Y, paralelamente, para diseñar una arquitectura que se adapte a este tipo de mirada. La fotografía lo ha venido a reforzar. Pura tecnología. Poco más.

Los ojos se mueven dentro de las órbitas. La cabeza se mueve. Caminamos, divagando, en línea recta, como sea. La mirada es inestable. Por definición. Y una geometría adecuada, precisa, diseñada expresamente para este fin, puede conseguir que una intervención arquitectónica, estática por definición, esté permanentemente fluyendo, en movimiento.

Miralles y Pinós son unos maestros trabajando los proyectos así.

PAR_15_redux

La estructura primaria de las (CUANTAS) pérgolas es una jácena en zigzag, de sección mínima, cuadrada, formada por dos perfiles UPN soldados entre sí por los cantos de las ánimas. La jácena recorre toda la intervención en sentido longitudinal y es más larga que ella en virtud de los pliegues que se van produciendo en su desarrollo. Es absolutamente continua, sin la más mínima interrupción. Las estructuras secundarias quedan yuxtapuestas a ésta donde convenga situarlas.

PAR_16_redux copia

La jácena principal juega distintos papeles estructurales a lo largo de su desarrollo. Una primera pérgola dobla los soportales del ayuntamiento y sirve de base para disponer y extender el conjunto de pérgolas cuadradas que forma el resto de la intervención. En dicha pérgola la jácena soporta uno de los lados, sirviendo de base y de tensor para un pórtico muy asimétrico, que da una imagen inestable, ingrávida, y su función no la distingue prácticamente en nada de la estructura secundaria. Sólo nos damos cuenta de su papel cuando analizamos su desarrollo posterior. Más tarde ésta carga en diversas posiciones las pérgolas cuadradas, quedando más clara la jerarquía.

estructuras

Los soportes de la jácena son los mínimos imprescindibles. Menos de los que nos dicta la intuición, gracias a la geometría plegada de la misma. Su colocación refuerza la imagen inestable del conjunto, ya que huye de los puntos donde, intuitivamente, esperaríamos encontrarlos: jamás se producen en los vértices, ni en los pliegues, ni en los puntos medios. A menudo son tangentes a la propia jácena, requiriendo de unas cartelas de soporte aparentemente toscas, mal diseñadas, con apariencia de remiendo producido en la dirección de obra.

PAR_11_redux

La inestabilidad estructural funciona como una metáfora. Queda asociada al movimiento, a los árboles que continúan su abrazo al perímetro de la plaza justo donde éstos pueden crecer. A lo vegetal, en suma. Contribuye a crear una imagen híbrida con sus reglas de juego ridículamente sencillas que producen, aplicadas sin trampas, complejidad desde el primer momento. Una estética nueva, diferente.

PAR_21_redux copia

El segundo tiempo del proyecto es el mobiliario urbano. Lo depositado directamente contra el pavimento, con soportes regulares a distancias bien medidas. Está realizado con los mismos materiales que las pérgolas. Su imagen es estable, sólida. Invitan a sentarse en ellos.

La pieza principal de mobiliario es un banco corrido en forma de X. Está formado por dos veces el mismo banco. Uno de ellos pasa por encima del otro, cruzado, y de este modo tan sencillo se crea al conjunto.

El banco está dispuesto bajo el lugar donde las pérgolas cuadradas crean una mayor densidad de sombra, y parece señalarnos algo. Un punto. Quizá el ancla, quizá el origen de todo el sistema. El origen de replanteo.

PAR_12_redux

Los bancos cruzados señalan un punto al que, obviamente, no podemos acceder. Un no-lugar. El espacio parece emanar, fluir desde esta X.

PAR_24_redux copia

Volvamos a la configuración de la plaza: la escalinata corrida que separa la losa que la forma del terreno firme se pliega sobre sí misma en un movimiento envolvente que acota un espacio. Algo parecido a las hondonadas naturales sobre las que se definían los teatros griegos.

PAR_9_redux copia

Miralles y Pinós se encuentran esta hondonada y la tratan análogamente a un teatro griego: un foco de tensión, un punto al que mirar, un punto desde el que el actor pueda saludar. La plaza es, también, un teatro. Y es este gesto el que cualifica, el que legitima, el que construye el espacio intermedio. El aire que no se ha intervenido ni cualificado todavía. Los arquitectos intervienen en los bordes. La intervención se apropia del centro. El lugar está creado.

PAR_8_redux copia

Miralles y Pinós jamás se plantean disyuntivas. Su arquitectura no elige: sistemáticamente incorpora lo uno y lo otro. El proyecto es isótropo y anisótropo simultáneamente. Centrípeto y centrífugo. Cuestión de escalas, de dónde se dirige una mirada que no se ha dejado al libre albedrío, siempre controlada, mimada hasta el extremo que no hay error de interpretación posible.

PAR_26_redux copia

La Plaza Mayor de Parets del Vallès, funciona, como el resto de su arquitectura, por acumulación. Lo existente se fusiona con lo nuevo, sin ningún tipo de transición. Como Miguel Ángel sacando la escultura del interior de un pedazo de mármol, los arquitectos descubren el proyecto que ya existía, lo hacen necesario, lo retrotraen hasta el origen histórico o geográfico del lugar. Lo enraízan con su misma naturaleza.

PAR_3_redux copia

La plaza empieza tratando como un accidente geográfico una intervención previa. Cualificándola, arquitecturizándola. Luego, la construcción.

PAR_4_redux copia

El margen, las pistas, el germen de lo que vendrá luego ya está allí. Así como el del resto de su arquitectura.

barcelona

Jaume Prat Ortells (Barcelona, 1975) es arquitecto por la ETSAB y compagina la escritura en su blog Arquitectura, entre otras soluciones con la práctica profesional en el estudio mmjarquitectes. Conferenciante y profesor ocasional.

Fotos y Montajes: Jaume Prat Ortells, 2011

*Nota al margen: La visita a Parets del Vallès tuvo lugar un sábado nublado y lluvioso de marzo de 2011. Aquí se encuentra el germen y primer antecedente de lo que posteriormente, se convertiría en el ‘Homenaje a Enric Miralles’.  Al concluir la visita a las pérgolas, Jaume y Monserrat pacientemente me guiaron y enseñaron las calles y secretos de Vic.  E. Almalé

Enviar y publicar artículos

Si usted desea publicar un artículo en nuestra bitácora Homenaje a Enric Miralles, por favor debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Los artículos deben ser inéditos y originales.
  • Los escritos estarán relacionados, directa o indirectamente, con la arquitectura o la figura de Enric Miralles.
  • La Información y opiniones de los artículos son responsabilidad de los autores.
  • Los artículos serán enviados al correo electrónico: homenajeaenricmiralles@gmail.com
  • El articulo debe encabezarse con el titulo en español y los nombres de los autores del articulo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s