Entrevista con Enric Miralles, aU 1996


AU_fotomiralles

Considerado en los medios profesionales como uno de los arquitectos que actúan con mayor libertad formal y con un lenguaje de los más innovadores, el arquitecto catalán Enric Miralles estuvo recientemente en Río de Janeiro, donde participó en un taller sobre diseño urbano para la periferia. En el inicio de su carrera, entre el 73 y el 85, colaboró con el despacho Piñón-Viaplana, de Barcelona, formando después equipo con Carme Pinós hasta el 89, cuando inició su carrera en solitario. Actualmente, además de ser titular de la Facultad de Arquitectura de Barcelona, da clases regularmente en Fráncfort (Alemania), Boston (EE.UU.), así como en Inglaterra, Italia y Holanda. Entre sus obras más conocidas destaca el Centro de Gimnasia Rítmica de Alicante, aquí publicado. Durante su estancia en Río de Janeiro, Enric Miralles concedió una entrevista al arquitecto Jorge Mario Jáuregui (coordinador del Centro) para AU, en la que habla sobre arquitectura y cuestiones urbanas contemporáneas en Iberoamérica. En sus respuestas, tanto como en sus obras, se percibe el tono polémico de “obra en progreso”, en que las cuestiones quedan en abierto para ser retomadas a cada nuevo desafío.

ENRIC MIRALLES: FISURAS EN LA CIUDAD

Entrevista con Enric Miralles, por Jorge Mario Jáuregui

Una de las consecuencias más evidentes del proceso de industrialización, sobre todo en Iberoamérica, es el “caos”, entendido como la multiplicidad de lenguajes, comportamientos y formas de inserción. Eso implica redefinir el concepto de modernidad, direccionándolo hacia la búsqueda de lo diverso y de lo imperfecto, incluyendo elementos subjetivos, fundamentales para la cultura occidental. Me gustaría que comentase ese hecho, dado que la cultura de lo experimental es un componente fundamental de su trabajo.

EM. Creo que he entendido la pregunta. Sin embargo, antes de aceptar esa capacidad que las obras pueden tener de transformar lo ilimitado y contradictorio en una cualidad, en nuestra profesión es muy importante una planificación coherente, que atienda a una idea positiva del desarrollo… Pero a partir de un punto de vista personal, del interior de complejos procesos sociales que tantas veces son difíciles e incontrolables… La capacidad crítica, la capacidad de resistencia de una obra tiene que ser la que le permita –después de la experimentación- conseguir resultados que se adapten a las hipótesis contradictorias de trabajo.

Las megalópolis contemporáneas –Río de Janeiro es un buen ejemplo- pueden ser interpretadas como archipiélagos diversos. ¿Es posible introducir en esos lugares algunos valores ideológicos específicos, dentro de límites restringidos, capaces de desempeñar el papel de recalificador del contexto?

EM. En ese sentido, las megalópolis pueden ser el lugar donde encontrar las situaciones de trabajo que han sido marginalizadas, abandonadas… Esos lugares, aparentemente marginales han protagonizado algunos de mis trabajos… fisuras, límites en que se pueden introducir nuevas cualidades… respondiendo a la pregunta, yo no diría que el lugar es la megalópolis, sino las fisuras en su interior.

Todavía sobre la misma cuestión, ¿cómo enfrentarse a la interpretación del contexto de una intervención en que, inevitablemente, se presentan incidentes, circunstancias y diferencias que hacen que un proyecto inteligente no se pueda fundar sobre prototipos o convenciones, particularmente los de la ciudad clásica?

EM. La ciudad clásica, como tantas otras ideas, está presente en cualquier nuevo proyecto… Sin embargo, preferimos no trabajar en un sentido lineal respecto a una idea de tiempo preciso. En cualquier lugar están presentes situaciones temporales y diferentes… A partir de esa nueva idea de flexibilidad temporal es posible encontrar distintos momentos de una ciudad en un lugar… incluida la ciudad clásica.

En el plano de lo urbano-arquitectónico, hay tentativas de transformar la periferia en un lugar significativo, lo cual es de fundamental importancia para las ciudades iberoamericanas. En algunos casos, queda clara la intención de deconstruir la ciudad interna mientras, por otro lado, se verifica la voluntad de recomponer el espacio periférico como una forma de repartir democráticamente los recursos formales sobre el territorio. ¿Qué piensa sobre esta cuestión?

EM. La velocidad de crecimiento de las grandes metrópolis de América ha sido hecha exclusivamente con la ayuda de un trazado extensivo y con flexibilidad normativa… Lo periférico no es sólo ese crecimiento en el límite de lo construido… tantas veces el crecimiento engloba en su interior esas discontinuidades… No creo que la monumentalización (trazado impuesto con origen monumental) ni la acomodación a las vías de comunicación sean las únicas y mejores soluciones… Esas discontinuidades siempre se producen por razones complejas…, falta de conexión, dificultades topográficas, conflictos sociales, etc… Para trabajar en ellas, necesitamos tener en cuenta todos esos temas y no sólo confiar en el trazado. En ese sentido, deconstruir, como herramienta de trabajo, como instrumento para conseguir una mejor aproximación a un modelo complejo que responda a lo complejo de lo real, se transforma en un modo coherente de trabajo. No es sólo una elección formal.

¿Cuál sería, entonces, la aproximación proyectual en una situación caracterizada por la fragmentación del territorio, de la cual resulta otra estética, una poética, y posibilidades de nuevas configuraciones? ¿Cómo encarar la exigencia de, a pesar de todo, fundar un orden en la periferia?

EM. En cada situación concreta, la escala definida de un territorio preciso es una buena guía para decidir las razones exactas… La extensión indefinida no existe… Extensión infinita, el recuerdo de los croquis de Le Corbusier en Río de Janeiro y en Buenos Aires sólo funciona como una referencia lejana.

En las ciudades como Río de Janeiro, donde las contradicciones sociales han llegado al punto de efervescencia, la necesidad de redireccionar esfuerzos del centro para la periferia es particularmente significativa. ¿Cuál es su expectativa de poder participar en un estudio sobre un área conflictiva de Río, en el momento en que la ciudad está empeñada en un importante esfuerzo de renovación urbana?

EM. Como siempre hay un cierto egoísmo al iniciar un nuevo trabajo… El primer impulso es el de aprender, de conocer mejor el tema, de poner a prueba lo que ya se conoce para modificarlo. Y es en ese diálogo cuando van apareciendo las propuestas. De algún modo, aun con muchos problemas y lejos de cualquier condición ideal a priori, Río de Janeiro es un modelo sobre el cual tantos buenos proyectos se han realizado… Por toda la ciudad hay una larga lista de edificios modernos… La expectativa es la de entender mejor el sentido de la tradición carioca contemporánea y, a partir de ahí, establecer una relación con nuestro trabajo, con el lugar y con los problemas concretos.

En el sentido arquitectónico ¿de qué tradición se siente más próximo?

EM. De algún modo, la formación nos liga a un lugar concreto: Barcelona, tradición realista. Sin embargo, nos sentimos más próximos a los arquitectos con los cuales estamos ahora trabajando, bajo condiciones parecidas, problemas parecidos… Hay una tradición invisible, en la que nuestro trabajo coincide con el de otros profesionales…, cronología sin formar, sin definir.

¿Cuáles son las arquitecturas y los arquitectos que más le interesan en Iberoamérica?

EM. Iberoamérica se descubre poco a poco. Conozco Argentina y Chile… Siempre me sorprende la profundidad con que se enraizó la arquitectura que se originó a partir de la obra de Le Corbusier, pero que sólo tiene algo que ver con ella. Es como si los arquitectos se hubiesen cruzado en algún momento y, a partir de ahí, hubiesen construido sus obras. Una construcción interesante es el Solar do Unhão, proyecto de Lina Bo Bardi del 59, en Salvador de Bahía.

Dentro del contexto internacional, ¿cuáles son las obras contemporáneas que considera más significativas?

EM. Siempre los trabajos que buscan referencias más lejanas, razón por la cual es difícil que proyectos hechos simultáneamente me sorprendan… Una magnífica sorpresa ha sido la Torre de los Vientos, de Toyo Ito, del 86, en Yokojama, en Japón.

Traducción: Francisco Javier Domingo Bríngola

fissuras na ciudade

La referencia bibliográfica es:

Revista aU, Número 67, San Paulo, Brasil, Agosto-Septiembre de 1996 Págs. 54-55

Entrevistas listado:

Wiki homenaje a Enric Miralles

Anuncios

2 Respuestas a “Entrevista con Enric Miralles, aU 1996

  1. Pingback: … y la Torre de los Vientos | homenaje a Enric Miralles·

  2. Pingback: … y Lina Bo Bardi | homenaje a Enric Miralles·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s