Entrevista a Enric Miralles, La Vanguardia 1994


enricfoto

Esta conversación completa la serie de suplementos escritos por Juan Isúa, dedicados al concepto de apertura en la cultura y la civilización contemporáneas. Tras “A vueltas con la obra abierta” (José Antonio Marina) y “¿Sociedad abierta?” (Antoni Castells), la trilogía se cierra con el reportaje “El discurso de la ciudad”, donde los arquitectos Enric Miralles y Oscar Tusquet opinan sobre la ciudad abierta.

Entrevista realizada al arquitecto Enric Miralles por Juan Insúa, publicada en el periódico La Vanguardia, el día 26 de abril de 1994.

LaVanguardiaMiralles

A Enric Miralles (1955) no le gustan los rótulos. Lo suyo, afirma, es intentar compaginar la creación y la enseñanza de la arquitectura a través de una visión personal consecuente. Miralles es profesor en la Escuela de Arquitectura de Barcelona y director de la Master Class en la Stadelschule de Francfort. Entre sus proyectos destacan el nuevo cementerio de Aigualada, el Centro Nacional de Alta Tecnificación en Alicante y el Pabellón de Meditación en Unazuki (Japón).

-Para comenzar, me gustaría saber qué sucede con la idea de ciudad abierta en la mente de un arquitecto…

 -Creo que no es una cuestión que los arquitectos se planteen cotidianamente. Por tratarse  de un concepto que proviene del ámbito sociológico sólo aparece en la arquitectura en aquellos momentos en los que el pensamiento arquitectónico se preocupa más por los aspectos sociales. El tiempo de mi formación escolar fue aquel en el que los arquitectos volvieron a pensar la disciplina, es decir, los propios mecanismos que tienes para construir, pero todo esto ‘tenía que ver con la ciudad histórica o, si se prefiere, con la ciudad burguesa. En realidad, los planteos más radicales de la sociología experimental se llevaron a cabo en lugares periféricos, con menor peso institucional. Uno de los casos más conocidos, llamado precisamente Ciudad Abierta, tuvo lugar en Valparaíso (Chile), a finales de los sesenta. Se trataba de una experiencia pedagógica basada fundamentalmente en la idea del viaje; una reflexión sobre itinerarios posibles a través de América Latina…Y aquí tenemos una primera pista: “ciudad abierta” sería aquel modo de pensar que permite incorporar cosas que se encuentran muy lejos del lugar donde te encuentras.

-O sea, que en principio sólo tenemos algunas intuiciones. La ciudad abierta resultaría difícil de formalizar…

 -Exacto. No tendría una expresión formal. La construcción de una ciudad tiene una enorme inercia y pasa por unos tiempos totalmente distintos. Incluso, por ejemplo, la verdadera proyección de la Barcelona del 92 va a experimentarse, seguramente, dentro de diez años. Lo que sí me parece interesante comprobar es que en formas urbanas más o menos inamovibles en los últimos trescientos años van produciéndose “patterns” de ocupación que nada tienen que ver con la forma global de la ciudad. Esta es una manera de aplicar el concepto de apertura en un contexto urbano. En cambio, como forma total de ciudad resulta muy problemático porque siempre acaba imponiéndose la racionalidad más directa. Los modos de producción, la economía y la propia convención pesan muchísimo a la hora de construir o reconstruir una ciudad. Siempre se construye en la prolongación de las trazas de la ciudad ya existente. A través de la noción de ciudad abierta” podríamos elaborar todo un proyecto, pero es probable que su núcleo más interesante resida en una afirmación vital, casi anárquica, de los individuos.

-La ciudad abierta como formadora de individuos libres… ¿Cuál sería la unidad o figura que mejor representaría este concepto?

 -En lugar de pensar en el módulo pequeño por agregación, lo mejor es concebir un tejido o una trama más compleja. Imaginemos, por ejemplo, un tapiz barroco y el modo de dividirlo. Todas las propuestas de unidad son finalmente metáforas que tienen más que ver con la “roulotte” o con el coche. Lo interesante es que cada situación individual pudiese encontrar un sitio en esa compleja trama, es decir, que cada cual pudiera situarse en la zona del dibujo que más le apeteciera: en la trompa del elefante o bajo aquellas flores… La solución contraria -la agrupación por módulos- ha encontrado su techo muy pronto. Hoy existe una gran desconfianza hacia los grandes planificadores. Todos los que trabajaron con grandes modelos abstractos tuvieron que hacer uso finalmente de una lógica totalmente ajena a la complejidad de lo real.

-¿Cree que las ciudades actuales, pese a todos sus problemas, son más abiertas que otras formas urbanas a lo largo de la historia?

 -Hay un factor importante que se olvida con frecuencia: el tiempo. Si entendemos el tiempo de nuestra propia existencia como algo que es capaz de dar forma a las cosas, veremos que lo que consideramos mejor para ciertos momentos de nuestra vida está cambiando radicalmente. La ciudad actual permite decisiones y opciones que jamás hubiéramos imaginado. Y esto no sólo es producto de una actuación arquitectónica, sino de nuestro propio estilo de vida. Por otra parte, no hay que olvidar que los fenómenos más interesantes de la arquitectura contemporánea son los de regeneración… La apertura de una ciudad depende más de la capacidad de emancipación de la propia gente que de la voluntad de los arquitectos. Hay muchos fenómenos distintos y simultáneos en la idea de metrópoli en este final de siglo. El impacto de las nuevas tecnologías se cruza con todo esto. Sin embargo, creo que estrategias precisas que sean de un tiempo distinto de la forma sobre la que se producen serían la mejor expresión de esta idea de ciudad abierta. Recuerdo un trabajo de A & P Smithson: un modo de habitar que se produce en dos lugares distintos, lo momentáneo y lo que somos capaces de almacenar… Su casa jugaba entre ambas ideas. Creo que gran parte de la estrategia urbana debiera tener en cuenta estas operaciones más subjetivas, más carnales… No sólo hay calles, plazas, etcétera…

La referencia bibliográfica es:

Insúa, Juan. Entrevista: Enric Miralles, Arquitecto. Madrid. Periódico La Vanguardia, Cultura-Ideas, 26 abril 1994 pág. 38

Entrevistas listado:

Wiki homenaje a Enric Miralles

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s