Roland Barthes y Balzac


S:Z

[…] Es curioso cómo se intenta huir de las influencias y cómo éstas te pillan después sin que te des cuenta. Este paso de la zeta a la ese me ha recordado, mucho después de haberlo hecho, el análisis que Roland Barthes hace del cuento “Zarasine” escrito por Balzac. Sin embargo me gusta mucho sufrir influencias de este tipo, no directamente formales, sino invisibles como fantasmas […]

La cita o referencia bibliográfica pertenece:

Tagliabue, Benedetta. No es serio este cementerio. En L’Architettura Cronache e Storia núm. 409- año XXXV-nº11. 1 ed. Milán. Gruppo editoriale Fabbri, Bompiani, Sonzogno, ETAS, noviembre 1989. p. 844-845

Imagen: Portada libro “S/Z” de Roland Barthes, 1ª edición en francés, 1970. Editions du Seuil.

Capítulo 47 (XLVII) S/Z

SarraSine:  de acuerdo con las costumbres de la onomástica francesa,

era de esperar SarraZine:  al pasar al patronímico del sujeto, la

Z  ha caído en una trampa. Ahora bien, Z es la letra de la mutilación:

fonéticamente Z restalla como un látigo castigador, como

un insecto erínico; gráficamente, lanzada al sesgo por la mano a

través de la blancura igual de la página, entre las redondeces del

alfabeto, como un filo oblicuo e ilegal, corta, tacha, raya; desde

un punto de vista balzaciano, esta Z (que está en el nombre de

Balzac) es la letra del desvío (véase la novela Z. Marcas);  final·

mente, aquí mismo, Z es la letra inaugural de la Zambinella, la

inicial de la castración, de manera que mediante esta falta de ortografía

instalada en el corazón de su nombre, en el centro de su

cuerpo, Sarrasine recibe la Z zambinelliana según su verdadera

naturaleza: la herida de la carencia. Más aún: S  y Z están en una

relación de inversión gráfica: es la misma letra vista desde el otro

lado del espejo; Sarrasine contempla en Zambinella su propia castración.

Por eso, la barra (/)  que opone la S  de SarraSine a la Z

de Zambinella tiene una función pánica: es la barra de la censura,

la superficie especular, el muro de la alucinación, él filo de la antítesis,

la abstracción del límite, la oblicuidad del significante, el

índice del paradigma y, por tanto, del sentido.

Anuncios

4 Respuestas a “Roland Barthes y Balzac

  1. Muy bueno

    Seguiremos contra la chusma arquitectónica que nos quiere impedir interpretar a Miralles o que quieren que se le interprete a lo Collin Rowe

    Josep M. Rovira

  2. Estimados Josep M. Rovira y Carolina, un placer poder tenerlos por aquí. Sobra decirlo, están invitados a participar en la bitácora, y tirar de los hilos invisibles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s