Mesa InesTable para la galería de arte “Le Magasin” (3ª parte) escritos


A continuación, se reproducen parcialmente varios escritos de Enric Miralles. El primero es una delicada narración sobre los objetos y muebles diseñados por sus adorados Smithson. El resto de textos y ponencias, hacen directa o indirectamente referencia al objeto de estudio. Y, por último, se incluye una pequeña cita extraída de un blog.

00 Coam 292

Revista Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, nº 292, julio 1992

Alison & Peter Smithson “On the Trundling Turk”, pág. 85-88

[…] Es difícil presentar estos objetos…

Siempre me he acercado a ellos a través del material que los acompaña: de los proyectos de dónde provienen… de la casa desde dónde se dibujan.

Siempre los he visto cercanos a la palabra ordinariness, y quizás sus primeros muebles sean sólo observaciones sobre las cosas. La mirada dentro de la pequeña caja donde el jefe de estación del tranvía de la estación de Blackfriars se protege para revisar sus papeles, a la vez que cuidadosamente tiene a mano la mínima vajilla necesaria para preparar un té. Esta fotografía sería una de las claves para acercarse a tocar estos objetos: una extremada delicadeza dentro de su sentido utilitario más amplio… Se ha descubierto un extraño nivel de lo ordinario.

Para situarlos dentro de su obra estos objetos podrían dividirse en dos caminos entrecruzados que partirían de House of the Future 1956, y del Pabellón para la exposición This is Tomorrow, también de 1956. Conocer estos pabellones nos permite orientarnos entre estos objetos. No pertenecen a ellos, como proyecto, sino que lo hacen como Casa de la Memoria. Se podrían archivar entre las ideas en ellos contenidas.

Sin embargo hay un posible acercamiento físico. Al modo en cómo han sido manufacturados. En todos ellos existe un deseo de ligereza. Aparecen sobre los lugares con la misma delicadeza con que se colocan objetos sobre una repisa. La primera consecuencia es la de hacer aparecer el suelo dónde se depositan como un plano suspendido. El suelo es lo más parecido a una mesa. Las cosas se transforman en casi juguetes. Casi, si uno no anda con cuidado, podría caer de la mesa. Este efecto de delicadeza en el apoyarse, de ausencia de peso, a favor de la rigidez interna de los objetos, produce una relación de escala cambiante. En este sentido son casi juguetes: ofrecen un uso más allá de la finalidad para que se pensaron…

[…] Y algunas de las piezas que están aquí están confundidas entre estos objetos. De ahí han sido extraídas. Aquí están como documentos de un pensamiento.

[…] Economía y riqueza de movimientos. Estos muebles son como una caja de sorpresas que al abrirla cuenta las condiciones económicas del vivir. Ofreciendo un nivel altísimo de las cosas comunes, pero fuera de la tradición. Son muebles que acompañan, pero que no dependen de los proyectos…

[…] Me habéis pedido este texto de hoy para mañana, con muchísima rapidez… Y sólo podría hablar de estas piezas viéndolas, teniéndolas delante, usándolas. En la memoria se confunden con las ideas que las envuelven. Quizás la pieza más emblemática de esta confusión de lo que es y de lo que recuerda es la Fish Table. Que se conserva en la memoria con la extrañeza de la máquina de coser, que insiste en lo físico de las cosas, las notas en hojas, los pensamientos en objetos… Habría que acercarse a ella con la corrección del que toma buena postura al sentarse para conseguir la mejor caligrafía posible al escribir… Allí sentados casi nos parece ver nuestras ideas…

[…] Es posible adormecerse con los brazos cruzados… y sorprendernos con la visión de nuestros zapatos entre los objetos recolectados, o los dedos que ya son peces…

Es una máquina de transformaciones… un buen ejercicio era desarrollarlas… Y empezar a fabricar montajes que hicieran coexistir estos objetos con el mundo de dónde provienen… Si no lo sabemos, podemos imaginarlo… Y si no, sólo probar. No pasa nada.

01 Aquitectura 132_1994

Revista Arquitectos del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, nº 132 (94/1), enero 1994 

“El lugar desde el lugar; Acceder”, textos extraídos de la conferencia pronunciada el 19 de julio en la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander). Pág. 58-59

[…] Más que acceder, como si fuese expedito y fácil, casi detenerse al entrar. Yo en mis proyectos casi nunca he hecho nada más, empezar y pararme.

[…] En tí mismo, el tamaño de las cosas tienen como máximo el tamaño de una mesa, no más, la mesa en la que estás trabajando, yo nunca he hecho proyectos más grandes que el tamaño de la mesa en la que estaba trabajando.

[…] Las cosas tienen el tamaño de una mesa y sólo las empiezas, cambiaría las palabras entrar  o acceder por la de, un poco, desenredar, yo creo que el trabajo serio o, exterior al proyecto, es el trabajo de desenredar el pensamiento que lo ha hecho, entrar en los trabajos con la idea de desenredarlos, con la idea de estiramiento.

[…] Esta mesa tiene el tamaño de una habitación, permite envolverse alrededor de tí, es la parte laberíntica que tiene un objeto. Este sería mi fichero, un objeto que tiene que ver con detenerse en un sitio y empezar a pensar. Es un instrumento de trabajo y a la vez un instrumento de reflexión, eso es lo que me gustaría que fueran mis edificios,… yo creo que la dimensión de mis edificios es ésta, la de la mesa.

[…] Es una especie de kit de supervivencia, con esto, una cocina y un baño, puedes empezar a vivir.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Enric Miralles: Obras y Proyectos. Documentos de arquitectura. Electa, 1996 

Memoria de la Mesa InesTable para la galería de arte “Le Magasin”, Grenoble, 1993. Pág. 204-205

[…] el proyecto ha viajado a diversos lugares. Tuvo su origen en Grenoble como respuesta a una exposición-debate en la que había que exponer objetos representativos de la poética de sus autores, posteriormente invitados a discutir sus posturas en una mesa redonda. Respondí a la invitación con una mesa, la misma de la “mesa redonda”.

Una mesa que explica un cierto modo de trabajar en el que las cosas se convierten en protagonistas, en el que se prepara atentamente la ocupación de los lugares y se juega con el paso del tiempo.

La mesa es, sobre todo, una superficie horizontal, una isla en la que depositar cosas que establecen un diálogo entre sí y con las que se permite jugar, aproximándose como observadores curiosos. La mesa se puede plegar y mover adoptando diversas posiciones, convirtiéndose casi en un paisaje que puede cambiar cada día. Posteriormente, la mesa fue llevada al estudio; un segundo ejemplar lo tiene el carpintero mientras que otro viajó al museo de Rotterdam. El último ejemplar se encuentra en la casa Mercaders.

En las conferencias la presento como el comienzo de una serie de dibujos que se repiten, casi iguales entre sí, en los que se pueden buscar las diferencias. Esa serie de dibujos, repetidos de modo que son idénticos, es lo que hay detrás de muchos de mis últimos proyectos. Ser precisos y proyectar. 

02 Hacer vivienda_1995

Hacer Vivienda. Acerca de la casa 2, Seminario 95. Edita Junta de Andalucía, Sevilla 1998 

“Constricciones” transcripción de la conferencia pronunciada el día 30 de noviembre de 1995. Seminario sobre vivienda con el título “Hacer Vivienda: Acerca de la casa 2”

en la Sede de actividades de Fomento de la Consejería de Obras Públicas y  Transportes en el antiguo Convento de Nuestra Señora de los Reyes, pág. 105-120

[…] Este pensamiento parece, luego lo veréis, corno el hogar de otros proyectos y que estos proyectos finalmente son liberados y se transforman en una mesa, que también veréis, que la propones como el modo de convivir. Y esta mesa, luego veréis que se alarga en un camino, luego que se pliega en algo parecido a una casa.

[…] Aprendes un poco a hacer trabajos que son más de una cosa a la vez, que recogen esta observación que os decía sobre los lugares, los lugares pensados, los lugares transformados y los devuelves en algo que tiene que tener algo, su propia vida… algunos dibujos fantásticos de García Lorca donde las dos caras se superponen y al superponerse lógicamente empiezan a llorar o a reír, empiezan a comunicarse o a entender y por eso realmente era muy importante que fueran dos… De repente la estructura fija de la mesa podía recordaros todos esos recortes de antes, pero realmente lo que es más importante es su modo de actuar

[…] Se me pedía una aportación a una discusión de arquitectura y les mandé una mesa para que se sentaran y discutieran… a la vez, la propia mesa iba mostrando sus secretos. La dimensión es casi idéntica a lo que normalmente es una habitación, en estos standards en que nos movemos, una mesa de 2.80×3 m., lIenaría completamente una habitación y necesitarías para moverle alrededor de ella plegarla, hacerla entrar, a lo mejor ir contra alguna pared y empezar a usar esta superficie, no hay manera más que de dialogar físicamente con ella.

[…] Yo creo que en un cierto período de tu vida, en un trabajo parecido al nuestro, en un trabajo intelectual, esto seria un magnifico Instrumento de trabajo que te permite moverte alrededor de ella en los distintos momentos del día, para estar haciendo distintas cosas,

incluso casi podrías dormir debajo. Para mí era una especie de kit de supervivencia, incluso separar las piezas, dejar ordenado lo que estás trabajando, pero me gusta más que lo veáis como una transformación de esos collages que os decía antes, fijaos que por un lado estaba el collage, por otro lado el edificio, y entonces van apareciendo algunos objetos que son capaces de ser las dos cosas al mismo tiempo, como sí dejáramos de habitar, usar y pensar, casi traspasando nuestros problemas a los objetos. Luego al final el dibujo se hace repitiendo algunos de estos croquis que habéis visto, hasta encontrar, como en todos los proyectos más o menos, un equilibrio entre las distintas necesidades, etc. Eso seria un modo bastante convencional de trabajar. pero me interesaba mucho mas esto, es decir, el que esta pieza en un momento dado que esta ahí en la habitación, se transforme en una especie de paisaje o algo donde depositar la mirada de un modo totalmente ajeno a como estas mirando una mesa, que de alguna manera queda agotada por el hecho de poder sentarte alrededor, que tuviera algo más que el uso más directo. 

[…] Seguramente el resumen seria éste, algo que a lo largo de distintos momentos está así, casi puedes acordarte o fechar cuando estaba de una manera o estaba de otra, una especie de reloj, de reloj que tiene que ver con tu modo de relacionarte con el objeto y a la vez que hacia casi desaparecer la habitación. Esto a mi me parece muy importante, porque al menos en el modo de trabajar en los proyectos, cuando los estás trabajando, las cosas tienen un cierto carácter invisible, es decir, como cuando estás aquí y sabes que ahí hay un patio y el corredor que hay aquí detrás. Entonces yo creo que intentaba que a través de este movimiento alrededor de aquí, conociendo normalmente además las deficiencias de los sitios donde normalmente se habita, etc., pudiera tener el papel de hacer desaparecer la habitación donde esto está colocado, establecer una relación directa entre la persona que lo usa y el objeto. De alguna manera, y eso es lo que os quería enseñar hoy, en algunos casos muy concretos de proyectos, si tener que descubrir en qué lugar es posible estar.

[…] Seria un dibujo muy parecido al de la mesa, un recorte muy parecido, porque curiosamente las tijeras tienen seguramente la capacidad más precisa que el lápiz de ir definiendo los perfiles, el fuera y el dentro. De repente cuando la hoja se separa en dos con la tijera -el lápiz todavía tiene esa especie de continuidad, de marca de escritura-, curiosamente la tijera parece,  lo entendéis, ese momento que el papel se separa, yo creo que seguramente donde la definición de las cosas es mucho más clara y hay un espacio debajo, uno encima. A mi me gusta muchísimo usarlas como otro de estos instrumentos para comprobar las cosas.

Captura de pantalla 2012-12-29 a las 11.41.18

Enric Miralles. Procesos metodológicos en la construcción del proyecto arquitectónico 

Tesis de Montserrat Bigas Vidal, 2006. Pág. 155

[…] La Mesa Ines-Table (1993), según Benedetta Tagliabue, está inspirada en el pequeño pabellón para bicicletas y el complejo fotocopiador de La Llauna y también tiene puntos en común con la mesa para tender los cadáveres del Cementerio de Igualada: una de las patas es una rueda de bicicleta, hecho que reduce la seriedad de su función. Como en los dibujos para la instalación Heaven – en los que los trazados (que luego conformarían los perfiles de cobre) se superponen unos a otros hasta llegar al diseño definitivo-, en el diseño de la Mesa Ines-Table se parte de esa repetición que acaba tejiendo el proyecto.

dc enric miralles

Enric Miralles 1955-2000,  DC Papers  2009, núm. 17-18, Revista de crítica y teoría de la arquitectura 

“Aceder”, textos extraídos de la transcripción de la charla impartida por el arquitecto en el ciclo de conferencias y coloquios “La pequeña Dimensión”, celebrados en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, entre el 19 y el 23 de julio de 1993, pág. 19-32. Edición a cargo de Rafaela Maggiolo y Marc Marín Webb.

[…] Pero en ti mismo yo creo que el tamaño de las cosas tiene casi siempre el tamaño de la mesa, no más; el de la mesa donde estás trabajando. Yo no he hecho proyectos más grandes que la mesa donde estaba trabajando. Lo más difícil de un proyecto es que te lo encarguen. Entonces empieza a entrar el tamaño, el lugar y este tipo de cosas. Pero como la historia, hemos tenido suerte de que nos encargara cosas, pues no te lo planteas. Pero en este sentido sí que me gustaría ceñirnos a esto: las cosas tienen el tamaño de una mesa, y sólo las empiezas. Yo cambiaría la palabra ‘acceder’ por la de ‘desenredar’.  

[…] Coincidiendo con esto también me propusieron para una pequeña exposición que construyera una pieza que respondiera a mi modo de pensar, o este tipo de cosas. Les hice esta propuesta. Les propuse trabajar en esta mesa. Si antes os decía que podéis pensar simplemente que la dimensión de todo lo que haces es porque siempre será la dimensión de la mesa donde trabajas, o la dimensión de los cajones donde guardas las cosas, o de las pequeñas estanterías o de ese tipo de cosas, esta mesa tiene el tamaño de una habitación, aproximadamente tiene 3 metros por 2,80, la forma que va teniendo va modificándose. Con eso es una pieza que, además, permite en el momento en que te sientas o decides en qué lugar vas a trabajar, envolverte alrededor de ti mismo. Creo que resumiría esta parte que os quiero explicar hoy casi laberíntica en un objeto. Es una pieza además construida en madera de roble, como de oficina de principios de siglo. Construimos dos, que me parece bastante importante: ésta que está allí abajo y ésta que está acá. Esta pieza era casi, para entendernos, como una especie de ‘kit’ de supervivencia: con esto y una cocina y un baño puedes vivir, y creo que además puedes vivir muy bien. Además me sorprendió que es una pieza que la podría contar relacionada con muchísimas cosas, es como mi fichero – comparado con el fichero que os han entregado a vosotros. Muchas de las cosas en las que he ido trabajando en tamaños totalmente distintos. Al final tiene mucho que ver con ese ‘detenerse en un sitio para empezar a pensar’ – y ahí sí que puede tener que ver con el tema de esta tarde de los bordes, o con los límites o este tipo de cosas. Normalmente el tener un lugar marcado te obliga a cierto tipo de reflexión, en todo caso os animaría a comentar cosas de este tipo. Esta pieza es la que más explicaría todo. Es un instrumento de trabajo que a la vez es un instrumento de reflexión. Es lo que me gustaría que fueran mis edificios, en el mismo sentido, cómo se explica el programa y cómo se usan. Ahí es muy difícil de establecer un razonamiento preciso sobre la dimensión. Yo creo que la dimensión de mis proyectos es un poco ésta, la de esta mesa. No importa si la gente son gigantes o son enanos, o podríamos andar por encima. Si imagináis como estos plegamientos se pueden producir sobre el lugar en el que estás.

Creo que lo explica muy bien este dibujo. Este es un dibujo de Joseph Beuys. Sólo se puede describir por cómo está hecho. Además en Beuys es magnífica la disociación que hay entre lo que cuenta, lo que dice y lo que hace. Son casi cosas separadas, o casi esquizofrénicas. En el sentido en que se llega casi al agotamiento de la tinta por un lado para construirlo. Además el pincel se ve muy claro que va rellenando hasta que termina, y luego además casi la necesidad de llegar a tocar a los distintos límites para formar la forma. Tiene algo de figura femenina – pero tampoco estoy muy seguro. No se trata de decir a qué serie de dibujos pertenece. Con esta necesidad de estirarse hasta agotar el material sobre el que estás trabajando para construir un lugar donde es posible ese “momento laberíntico”. 

[…] El único lugar interior que he construido hasta ahora sería la mesa que os decía. Además es una mesa que podría estar colocada en cualquier rincón. Te permite “vivir” dentro, pero no “estar” dentro. 

[…] Me interesa simplemente medir las cosas respecto a objetos parecidos a lo que os decía de la mesa; sitios donde puedas sentarte, apoyarte, acercarte. Ese tipo de movimiento de una persona en un lugar. Casi cada uno de estos puntos, incluso en distintos modos de sentarse, es el que le da dimensión al proyecto. Ese movimiento laberíntico. Eso de lo que os he hablado antes; ésta sería la pieza que casi se extendería en busca del final, y éstas son “el hacer posible” ésta. 

04 Arquia 33_2011

Enric Miralles 1972-2000 arquia/temas, núm. 33. Fundación Caja de Arquitectos, 2011 

Archivo Enric Miralles. Estudio EMBT. Caja “Mesa Inestable”, mayo 1993. Extraído del texto “Enric Miralles. Otros Proyectos 1990-1994″ por Josep M. Rovira. Pág. 238-240

[…] el comienzo de una serie de dibujos que se repiten, casi iguales entre sí, en los que se pueden buscar las diferencias. Esa serie de dibujos, repetidos de modo que son casi idénticos, es lo que hay detrás de muchos de mis últimos proyectos.

[…] me propusieron que construyera una pieza para una pequeña exposición, que respondiera a mi modo de pensar, o este tipo de cosas. Les hice esta propuesta. Les propuse trabajar en esta mesa donde casi coinciden bastante con el tema de nuestro trabajo… Esta mesa tiene el tamaño de una habitación, aproximadamente 3 × 2,80 metros, la forma que va teniendo va modificándose. Con esto es una pieza que, además, permite en el momento en que te sientas o decides en qué lugar vas a trabajar, envolverte alrededor de ti mismo. Creo que resumiría esta parte que os quiero explicar hoy casi laberíntica en un objeto. Es una pieza además construida con madera de roble, como las de las oficinas de principios de siglo. Construimos dos, que me parece bastante importante: ésta que está allí abajo, y ésta que está acá. Esta pieza era casi, para entendernos, como una especie de kit de supervivencia: con esto, una cocina y un baño puedes vivir; además que puedes vivir muy bien… La podría contar relacionada con muchísimas cosas… Es un instrumento de trabajo que a la vez es un instrumento de reflexión…Creo que la dimensión de mis proyectos es un poco ésta, la de la mesa. 

05 hacedor de trampas

Mesa Ines Table_Enric Miralles

Publicado en el blog “Hacedor de trampas”, el 5 de enero de 2011

[…] Una vez les pedí a los estudiantes que diseñaran una mesa, pero enseguida me di cuenta de que éste es un problema muy difícil y sofisticado, incluso para mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s